Naturaleza y bienestar emocional

Diseno_sin_titulo_8.webp

“El mero hecho de estar en la naturaleza reduce el estrés subjetivo y los niveles de cortisol en la sangre” (Yao et al. 2021)

¿Cómo nos aporta estos beneficios la Naturaleza?

En diferentes investigaciones se han encontrado varias  vías por las que la naturaleza favorece nuestra salud. Por ejemplo:

  • Mediante el contacto con un aire menos contaminado, que favorece biológicamente a nuestro organismo. 
  • El utilizar la naturaleza (ya sea urbana o salvaje) para realizar actividad física, como caminar, correr, nadar, etc. Estas actividades por sí mismas activan mecanismos que favorecen a nuestra salud, por lo que combinarlas con entornos naturales puede potenciarlos. 
  • Aumentando nuestra cohesión social. Aunque no siempre sea así, muchas veces las actividades que realizamos en la naturaleza son compartidas con otras/os, y esto repercute positivamente en nuestro estado de ánimo, nuestro sentimiento de pertenencia.
  • Reduciendo el estrés y la fatiga atencional, activando sistemas que relajan nuestro sistema nervioso y en consecuencia nuestro organismo (tasa cardíaca, presión arterial, cortisol en sangre…).

¿Por qué la Naturaleza tiene estos beneficios?

Las teorías que más peso han tenido son aquellas han englobado lo que Kellert y Wilson en 1993 denominaron “Biofilia” y definieron como una “tendencia innata (de los seres humanos) hacia la vida y los procesos naturales”. Dentro de esta perspectiva hay dos ideas principales:

  • Los entornos naturales nos proporcionan un escenario en el que dejar fluir nuestra atención involuntaria: la exigente vida y día a día de las ciudades requiere atención voluntaria o dirigida a una gran variedad de estímulos, lo que provoca fatiga atencional. Esta puede inducir estados de estrés, irritabilidad, agotamiento, etc. En la naturaleza, el paisaje nos induce un flujo de los pensamientos que es involuntario, más natural (valga la redundancia) y menos exigente. Esto hace que nuestros niveles de estrés disminuyan, mejore el estado de ánimo y que nuestra capacidad cognitiva se recupere. 
  • La otra propone que los humanos que sobrevivieron hace miles de años fueron quienes supieron adaptarse a entornos más seguros dentro de la naturaleza, lejos de depredadores y con recursos para alimentarse. Por ello, a día de hoy experimentamos emociones agradables cuando volvemos a entornos naturales similares en cierta medida, que favorecen que nuestro organismo se relaje y nuestro estrés, activación, etc. disminuyan. 

¿Qué beneficios nos aporta?

Visitar durante entre 30 minutos y 2 horas un bosque puede tener efectos anti-hipertensivos 

Mediante los mecanismos mencionados y otros estudiados, algunos investigadores han propuesto que el resultado final es que el contacto con la naturaleza mejora nuestro sistema inmune, y esto se traduce en que reduce los marcadores de estrés (como el cortisol), mejora nuestro estado de ánimo, nos protege de sufrir enfermedades cardiovasculares y musculoesqueléticas y nos ayuda a recuperarnos antes, por ejemplo, tras una cirugía (si podemos ver naturaleza desde la habitación del hospital). Incluso se ha encontrado que en regiones con mayor proporción de entornos verdes la tasa de mortalidad es menor.

El mero hecho de visitar un bosque puede tener un efecto anti-hipertensivo, reduciendo los niveles de presión sistólica y diastólica, activando el sistema nervioso parasimpático e inhibiendo el sistema nervioso simpático. Estos resultados pueden darse tanto en visitas de media hora como en visitas de entre media hora y dos horas, y son muy positivos para la prevención de problemas cardiovasculares. 

Además, a nivel psicológico, el contacto con entornos naturales mejora nuestra atención, concentración, memoria y estado de ánimo, y nos ayuda a controlar nuestros impulsos.

¿Cómo aprovechar la Naturaleza para mi bienestar?

Se ha descubierto que caminar por vías verdes o entornos naturales, incluso en paseos de 30 minutos, tiene más beneficios que hacerlo por lugares construidos, con edificios, carreteras, etc. Por ello, es recomendable:

  • Hacer ejercicio o caminar por zonas con naturaleza: en determinadas ciudades esto es complicado, pero incluso en entornos naturales urbanos, como parques o zonas arboladas, pueden aparecer estos beneficios sobre el estrés.
  • Utilizar estos lugares para quedar con amigos/as o realizar actividades que nos gusten: de esta manera, se potenciarán los beneficios de la actividad social y contribuirán a reducir la fatiga atencional.
  • Para quienes viven en ciudades o grandes poblaciones organizar alguna “escapada” a zonas rurales de cuando en cuando, para estar en contacto con naturaleza más salvaje y ayudar a la desconexión de la urbe. 

Conclusiones

Debido en parte a nuestro pasado habitando los entornos más naturales, regresar a ellos en algún momento saliendo de nuestra rutina urbana puede tener beneficios para nuestra salud tanto física (menor presión arterial, tasa cardíaca, etc.) como psicológica (reducción del estrés, mejora del estado de ánimo y la atención, etc.). Actividades como visitar, caminar o correr por la naturaleza, “escaparnos” al entorno rural de vez en cuando o utilizar zonas verdes para socializar con nuestro grupo pueden promover esta serie de beneficios. 

No obstante, es importante tener en cuenta nuestra experiencia previa en este tipo de lugares, ya que, si los tenemos asociados a vivencias desagradables, todos estos beneficios pueden desparecer y convertirse en una fuente de mayor malestar. 
Evidentemente, aunque puede resultar de ayuda, visitar la naturaleza por sí mismo no es un tratamiento psicológico. Si estás viviendo mucho estrés y/o tu estado de ánimo es bajo, te animamos a que contactes con el equipo de MenteContenta para concertar una primera cita gratuita, en la que uno/a de nuestros/as profesionales te ayudará en el proceso terapéutico y, si lo deseas, te ayudará a exprimirle a tu relación con la naturaleza su máximo partido.

Evidentemente, aunque puede resultar de ayuda, visitar la naturaleza por sí mismo no es un tratamiento psicológico. Si estás viviendo mucho estrés y/o tu estado de ánimo es bajo, te animamos a que contactes con el equipo de MenteContenta para concertar una primera cita gratuita, en la que uno/a de nuestros/as profesionales te ayudará en el proceso terapéutico y, si lo deseas, te ayudará a exprimirle a tu relación con la naturaleza su máximo partido.