Trastornos de la personalidad: Clúster B

image-3

Los trastornos de personalidad (o TP) son un tipo de trastorno mental.

Los podemos definir como:

“patrón desadaptativo de comportamiento y experiencia interna que se desvía de forma significativa de las expectativas de la cultura de la persona”.

Para ampliar la información acerca de los trastornos de personalidad puedes leer nuestro anterior blog aquí.

Existen distintos tipos de trastornos de personalidad, pero se encuentran agrupados en tres grandes grupos o clúster:

  • Grupo A: Trastorno de la personalidad paranoide, trastorno de la personalidad esquizoide y trastorno de la personalidad esquizotípico.
  • Grupo B: Trastorno de personalidad antisocial, trastorno límite de la personalidad, trastorno histriónico de la personalidad y trastorno de la personalidad narcisista.
  • Grupo C: Trastorno de la personalidad por evitación. trastorno de la personalidad dependiente, trastorno de la personalidad obsesivo-compulsivo

 Trastornos de personalidad del grupo o clúster b: 

Los trastornos pertenecientes a este grupo, se caracterizan por presentar un patrón de comportamientos y/o pensamientos dramáticos, disruptivos o descontrolados, además de alta labilidad emocional y afectiva:

Trastorno de la personalidad antisocial:

Los personas pertenecientes a este trastorno de personalidad presentan un patrón de inatención, desprecio y vulneración de los derechos de los demás:

  • Mentiras y engaños reiterados, utilización de apodos para estafas o por satisfacción.
  • Comportamientos impulsivos e incapacidad para establecer planes con antelación.
  • Agresividad e irritabilidad, comportamientos violentos (agresiones, peleas…)
  • Ausencia de empatía: Falta de sensibilidad y preocupación por los demás.
  • Incumplimiento de las normas y de las leyes, lo que ocasiona problemas legales reiterados.
  • Irresponsabilidad, que se manifiesta a través de la incapacidad para cumplir con sus obligaciones, sociales, monetarias, laborales…
  • Ausencia de remordimiento ante sus comportamientos.

 Trastorno de la personalidad límite:

Este trastornos de la personalidad se caracteriza por un patrón predominante de inestabilidad emocional, en sus relaciones con los demás y de su imagen, además de una gran impulsividad:

  • Dificultad para gestionar la ira.
  • Problemas relacionados con su imagen personal.
  • Relaciones personales inestables e intensas, pasando de la idealización a la devaluación de los demás.
  • Esfuerzos para evitar el abandono real o imaginario.
  • Comportamientos impulsivos que pueden ser potencialmente autolesivos, como, por ejemplo, consumo de drogas, conducción temeraria, sexo de riesgo…
  • Sensación de vacío y soledad.
  • Conductas de autolesiones, mutilación, intentos o amenazas de suicidio.
  • Ideación paranoide (intermitente) relacionado con el estrés.

Trastorno de la personalidad histriónica:

Se caracteriza por una búsqueda constante de atención y una emotividad excesiva:

  • Se sienten incomodos si no son el centro de atención.
  • Tienden a ser seductores o provocativos, llegando a ser su comportamiento inapropiado.
  • Emociones planas (poco profundas) pero con cambios bruscos.
  • Usan su aspecto físico para captar la atención de los demás.
  • Tienden a la teatralidad y al dramatismo, expresando sus emociones de forma exagerada.
  • Son fácilmente influenciables.
  • Tienden a creer que sus relaciones personales son más cercanas o fuertes de lo que en realidad son.

Trastorno de la personalidad narcisista:

Este grupo se caracteriza por una gran necesidad de admiración, sentimientos, y fantasías de grandeza, además de falta de empatía:

  • Tendencia a exagerar sus talentos y logros, quieren que se les reconozca su superioridad.
  • Fantasías de éxito, de poder, de belleza, de amor…
  • Se creen especiales y únicos.
  • Necesitan ser admirados y ser tratados con privilegios, favores o ventajas.
  • Ausencia de empatía, no reconocen, ni identifican los sentimientos ni las necesidades de los demás.
  • Ven las relaciones con los demás como un medio para sus propios fines.
  • Cree que los demás le envidian, pero suelen sentir envidia hacia los demás.
  • Muestra actitudes arrogantes o de superioridad.

Si realmente te sientes identificado en alguno de estos puntos, y te gustaría mejorar tu calidad de vida, aprender a gestionar tus emociones, tus pensamientos y conocerte mejor, es hora de que acudas a terapia, en MenteContenta contamos con psicólogos cualificados que pueden ayudarte en este camino de autoconocimiento y exploración.